LA SOLIDARIDAD DE MUSA Y JOSE IZQUIERDO…

Walter Musa y José Izquierdo, por lo menos, son solidarios y han dado la cara por un amigo sirviéndole de garantes, aunque este amigo sea Jose Fernandez, propietario del night club Casa Blanca.

Vea usted qué cosa…
La gente está criticando que el alcalde de Puerto Plata Walter Musa, y el ex gobernador de Santiago José Izquierdo, hayan servido de garante para variar la medida de coerción en contra de José Fernández, propietario del night Club Casablanca, que fue clausurado en mayo del pasado año por el Ministerio Público, bajo la acusación de prexenetismo, trata de personas y lavado.
Lo de lavado fue por el hecho de que las autoridades al allanar el local encontraron allí una suma equivalente a 47 millones de pesos, en dólares y pesos. ¡Y nada menos que 40 mujeres venezolanas y 5 colombianas!.
Mucho con demasiado, en todo…¡Cuánto dinero…y cuanto pichirrí!

Al dueño, y  a otros más, le cantaron 18 meses de coerción.
El caso es que para variar esa medida contra Fernández, los abogados presentaron un informe de INACIF donde se establece que requiere de ser sometido a una operación.

De ahí que una jueza del tercer Juzgado de la Instrucción del Distrito Judicial de Santiago  (Ingrid Liberato) varió la medida de coerción, y le impuso el pago de tres millones de pesos a Juan Fernández.

Y el Ministerio Público dijo que apelará la decisión de la jueza…

Y nosotros decimos, ¡cuarto es cuarto! Se gana más con ello que tener al tipo preso, aparte de la operación que requiere, certificada por el INACIF.

Pero así es el Ministerio Público de este país, muy diligente, exigente, con casos como este, pero muy lento y complaciente con escándalos como el de Odebrecht, porque ahí si que hay mucha “biruta”.

Walter Musa y José Izquierdo, por lo menos, son solidarios y han dado la cara por un amigo sirviéndole de garantes.

Lo mismo no se puede decir de cronistas de deportes, de política, espectáculos,  de Santiago (y algunos de la capital) asiduos clientes de Casablanca, que no han dicho esta boca es mía en el caso.

Dice una canción de Nelson Ned, “Y si las flores pudieran hablar”.

Y desde un platanal de Santiago se escucha otra que dice, “Y si las venezolanas pudieran hablar…”

 

Fuente: http://merengala.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s