Guerrilla del 59  despertó espíritu libertad en RD

Resultado de imagen para 14 DE JUNIO CONSTANZA MAIMON Y ESTERO HONDO

Estas reflexiones fueron sustentadas por el historiador y educador Juan Daniel Balcácer, quien dijo que el solo hecho de que tantos jóvenes dominicanos ofrendaran sus vidas por la libertad del pueblo, la gran mayoría apresados, torturados y finalmente asesinados en las cárceles de La 40 y El Nueve, “no sólo estremeció la conciencia nacional, sino que además devino en un factor determinante para que la resistencia interna contra Trujillo cobrara mayor vigor en sus planes conspirativos primero para eliminar físicamente a Trujillo y después para erradicar el régimen dictatorial”.

La expedición

El 14 de junio de 1959 llegó al país la expedición organizada desde el exilio por dominicanos que combatían la dictadura trujillista, se entrenaron y salieron desde el campamento Mil Cumbres, en Cuba, integrada por 198 hombres, entre ellos 45 extranjeros que llegaron al país por distintas localidades preparados para combatir y derrocar la dictadura, los primeros pisaron tierra dominicana el domingo 14 de junio del referido año, en horas de la tarde integrada por 45 expedicionarios a abordo de un avión, por el aeropuerto militar de Constanza, en La Vega, copilotado por el de la Fuerza Aérea Dominicana, Juan de Dios Ventura Simó, quien dos meses antes se había asilado en Puerto Rico.

Los expedicionarios se dividieron en dos grupos; uno dirigido por el comandante del Ejército de Liberación Dominicano, Enrique Jiménez Moya y el segundo grupo por el veterano guerrillero cubano Delio Gómez Ochoa.

Luego el día 20 llegaron por la bahía de Maimón y Estero Hondo, Puerto Plata la segunda y la tercera con el resto de los combatientes transportados en las lanchas Tinina y Carmen Elsa comandadas por el doctor José Horacio Rodríguez y José Campos Navarro (Toñito).

De las tres expediciones sólo la del 14 de junio en Constanza, sus integrantes pudieron desembarcar e internarse en los bosques cercanos.

Los desembarcos de la costa norte fueron recibidos a tiros por aviones y busques militares en el océano Atlántico, próximo a la Isabela, Puerto Plata.

Decenas de los expedicionarios fueron asesinados y apresados en alta mar.
Los que lograron desembarcar se internaron en la zona montañosa de la cordillera Septentrional desplazándose por las comunidades Rancho Manuel, Pedro Acosta, Los Derramaderos, entre otras comunidades y perseguidos por miembros del Ejército utilizando campesinos del lugar como guías.

Por la democracia

El historiador dijo que la llamada “Raza Inmortal” quiso proporcionarle a los dominicanos un régimen político fundamentado en el sistema democrático y en el que imperaran la justicia social y las libertades públicas.

El doctor Balcácer destacó que esos expedicionarios soñaron con una República Dominicana soberana, independiente y esencialmente democrática en la que hubiera igualdad de oportunidades para todos y en donde el progreso social y económico se convierta en la meta de todo gobierno libremente elegido en certámenes electorales limpios y transparentes.

Si bien es cierto que la expedición de 1959 no logró sus objetivos, pero está claro que incidió para que al cabo de dos años un grupo de hombres valientes lograra articular otra conspiración conocida como la del el 30 de Mayo de 1961, que logró eliminar físicamente al dictador, dando “así inicio al posterior derrumbe de la maquinaria infernal que servía de sustento a la dictadura trujillista”.

Ante la trascendencia de estos acontecimientos “yo sostengo que la enseñanza de la historia patria en los planteles educativos nacionales es crucial para lograr que los jóvenes estudiantes, a través del conocimiento de las grandes epopeyas del pasado al igual que de las hazañas de los héroes, mártires y heroínas, desarrollen una vigorosa conciencia histórica y puedan, de esa manera, afianzar en lo más profundo de su ser el sentimiento de la dominicanidad, que es lo mismo, que la identidad nacional.

El educador y miembros de la Academia de Historia y del Instituto Duartiano recordó que contra el tirano Trujillo en el país se complotó en varias ocasiones durante la dictadura desde antes de 1930 cuando asumió la presidencia, entre estos el complot de los generales de la época de Concho Primo, reconocidos civilistas, jóvenes estudiantes, militares activos en el propio Ejército creado por la tiranía, con esto quiero decir que siempre hubo quienes planificaron e intentaron eliminar físicamente al dictador, pero esas tentativas internas fracasaron y ninguna tuvo la incidencia de la expedición de 1959.

EN NÚMERO

198
Expedicionarios
conformaban la guerrilla, entre ellos dos españoles; dos estadounidenses; uno de Guatemala; 22 cubanos; 13 venezolanos y 5 boricuas.

UN APUNTE

Atentado
Las primeras tentativas desde el extranjero contra Trujillo fue la de Cayo Confites, en 1947, y la de Luperón, en 1949, pero fracasaron; diez años después, la más grande y mucho mejor organizada, la de Junio de 1959, también resultó en un fracaso militar. Pero, a diferencia de las anteriores, esta generó una reacción mucho mejor organizada en el seno de la juventud.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s