CUBA ENVIA CONTUNDENTE MENSAJE DE APOYO A VENEZUELA

Cuba reafirmo su inconmovible solidaridad con el pueblo venezolano durante la celebracion este miercoles, en Pinar del Rio, del acto principal por el 26 de julio

 

Por Benjamín Morales Meléndez / Especial ELNUEVODIA.COM

José Ramón Machado dijo que “en las últimas semanas se han incrementado las gestiones injerencistas contra el gobierno bolivariano y chavista encabezado por el presidente Nicolás Maduro, a quien reiteramos nuestra solidaridad”. (vertical-x1)
José Ramón Machado dijo que “en las últimas semanas se han incrementado las gestiones injerencistas contra el gobierno bolivariano y chavista encabezado por el presidente Nicolás Maduro, a quien reiteramos nuestra solidaridad”. (EFE)

LA HABANA – El gobierno cubano envió un mensaje contundente de apoyo a Venezuela y reiteró su rechazo a las intenciones de Estados Unidos de fortalecer las disposiciones del bloqueo o embargo económico que pesa contra la isla desde hace más de medio.

El grito de advertencia cubano se da en momentos en que las tensiones con Estados Unidos crecen ante el enfriamiento de sus relaciones bilaterales y el reconocimiento estadounidense de sus planes de provocar un cambio de gobierno en Venezuela.

El segundo vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado Ventura, dijo en el acto central por la conmemoración del 26 de julio que “en las últimas semanas se han incrementado las gestiones injerencistas contra el gobierno bolivariano y chavista encabezado por el presidente Nicolás Maduro, a quien reiteramos nuestra solidaridad”.

El tercero en mando en el gobierno cubano rechazó tajantemente que Cuba figure como mediador, junto a los gobiernos de Colombia y México, para conseguir que Maduro salga de Venezuela y se refugie en tierras cubanas, como publicaron medios internacionales hace dos semanas.

“Reafirmamos nuestra inconmovible solidaridad con el pueblo venezolano”, expresó el dirigente cubano, quien atacó duramente a Estados Unidos y la dirigencia de la Organización de Estados Americanos por sus intenciones de impulsar sanciones económicas contra Venezuela de concretarse la Asamblea Nacional Constituyente convocada por Maduro.

Sin mencionar directamente a Estados Unidos, Machado Ventura indicó que “cualquier estrategia que pretenda destruir la Revolución fracasará” y reiteró el rechazo institucional del gobierno cubano al giro en las relaciones bilaterales dado por el gobierno estadounidense.

Machado Ventura estuvo escoltado por la plana mayor del gobierno cubano, incluyendo al presidente Raúl Castro Ruz, y al primer vicepresidente y posible candidato a ocupar el máximo puesto del país, Miguel Díaz Canel.

En su discurso dedicó buena parte al tema económico y señaló que “la economía es una práctica esencial, porque permite mantener los logros de la Revolución… Aún resta mucho por hacer para lograr el despegue definitivo de la economía y con eso dar respuesta a las necesidades de nuestro pueblo”.

Cuba conmemoró hoy el 26 de julio, la fecha que marcó el inicio formal de la Revolución armada de Fidel Castro Ruz, con un contexto político sumamente complejo en sus relaciones con Estados Unidos, sin la presencia física de su dirigente histórico y ante un escenario interno que podría traer un nuevo presidente en el 2018.

El acto por el 64 aniversario de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes se llevó a cabo en la provincia occidental de Pinar del Río, la más cercana a la Florida.

Como ha sido la tradición en los pasados años, el orador principal fue Machado Ventura, quien se dirigió al país en nombre del gobierno cubano en el evento conmemorativo.

El 26 de julio de 1953 está marcado en la historia de Cuba como el día en que Castro Ruz intentó por primera vez tomar el poder por las armas ante el gobierno del entonces presidente Fulgencio Batista.

En esa ocasión no lo logró y acabó exiliado, pero la estela del arrojo de aquel grupo guerrillero marcó Cuba y desembocó en lo que luego se conoció como el Movimiento 26 de julio, el mismo que llevó a Castro Ruz al poder en 1959 y cuyos líderes combatientes, entre ellos el actual presidente Raúl Castro Ruz, mantienen la dirigencia de la gestión gubernamental cubana.

El aniversario 64 del ataque al Moncada y al cuartel Carlos Manuel de Céspedes, que también fue fallidamente atacado en esa fecha, representa un día sumamente festivo para los cubanos, pero agarra al país en un contexto muy particular.

Contrario al año pasado, cuando la efeméride se enmarcó en un acercamiento histórico con el eterno enemigo, Estados Unidos, la incertidumbre sobre las relaciones políticas es la que rige en el clima bilateral. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca  puso un detente al acercamiento logrado bajo Barack Obama.

Trump anunció el mes pasado varias medidas que buscan desacelerar las relaciones, sobre todo, en el aspecto económico, poniendo restricciones a los viajes y a los negocios que se pueden hacer con las empresas estatales vinculadas a las fuerzas armadas o los aparatos de inteligencia cubanos.

De hecho, la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro, la entidad que regula las relaciones comerciales entre Cuba y Estados Unidos, enmendó ayer, martes, las guías que regirán las actividades entre ambos países a corto plazo, hasta tanto se emitan las regulaciones finales en “los próximos meses”, acorde con el cambio de postura de la Casa Blanca hacia el gobierno cubano.

La Ofac publicó en su portal digital un “update” que da más detalles sobre hacia dónde van los cambios anunciados por el presidente Trump.

La información publicada en formato de “preguntas frecuentes” intenta arrojar luz a los estadounidenses que tienen sus planes de viaje ya hechos para ir a Cuba, busca dar calma a los empresarios que ya hicieron inversiones en el país y deja claro que la mayoría de los acuerdos logrados por la administración del presidente Barack Obama se mantendrán en pie, contrario a la percepción generalizada de que todo ha cambiado.

Igualmente, deja claro que surgirán cambios en los llamados viajes educativos “people-to-people”, los cuales serán modificados sustancialmente, y reitera que las operaciones con entidades militares o de la inteligencia cubana quedarán restringidas.

Esa posición contrasta, sin embargo, con otras acciones, como la determinación de Trump de no activar una controvertida sección de la Ley Helms-Burton que permitiría el inicio de cientos de reclamaciones contra empresas de terceros países en Estados Unidos por operar en propiedades que antes eran de ciudadanos o empresas estadounidenses; así como el sostenimiento de la decisión de Obama de retirar a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo y el mantenimiento de decenas de acuerdos bilaterales negociados por el pasado gobierno.

Este acto del 26 de julio, igualmente, fue distinto, pues fue el primero que se conmemoró sin la presencia física de Fidel Castro Ruz, quien falleció el 25 de noviembre del año pasado.

La figura de Fidel Castro Ruz estuvo omnipresente en el evento, con imágenes de sus visitas previas a Pinar del Río y referencias a sus acciones como líder guerrillero y presidente de Cuba.

Igualmente, este pudo ser el último 26 de julio de su hermano Raúl como presidente, pues él ha anunciado que dejará el cargo en el 2018.

Las referencias a Venezuela también fueron insistentes, con mensajes de solidaridad y defensa hacia la gestión del presidente Nicolás Maduro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: