19 de mayo de 1965, el día que la Patria lloró a sus hijos nobles

fernandez_nota

ESTA TRINCHERA REPRODUCE ALGUNOS PASAJES HISTÓRICOS DEL ASALTO AL PALACIO NACIONAL, EL 19 DE MAYO, DE 1965, EN PLENA GUERRA PATRIA, DONDE MURIERON RAFAEL TOMAS FERNANDEZ DOMINGUEZ Y OTROS AGUERRIDOS DOMINICANOS.

Coronel Fernández Domínguez. Héroe Nacional. Fuente Externa. Edifron.

ESTE VIERNES 1RO DE NOVIEMBRE LOS RESTOS DEL CORONEL FERNANDEZ DOMINGUEZ SERÁN DEPOSITADOS EN EL PANTEÓN NACIONAL, EN UN JUSTO Y MERECIDO HOMENAJE DE QUIEN DIO LA VIDA POR LA LIBERTAD DEL PUEBLO:

 

El 19 de mayo un comando constitucionalista intenta tomar por asalto el Palacio Nacional, en ese momento en poder de las tropas del Gobierno de Reconstrucción. Cuando avanzaban hacia su objetivo fueron sorprendidos por francotiradores norteamericanos quienes les abrieron fuego haciendo fracasar la toma del Palacio Nacional.

En el intento de asalto perdieron la vida el Coronel Rafael Tomás  Fernández Domínguez, Ministro de Interior y Policía del gobierno constitucionalista y el Dr. Juan Miguel Román, destacado dirigente de la Agrupación Política 14 de Junio.

en el palacio con un tanque

También cayeron en esa intrépida acción, Euclides Morillo, quien era un importante cuadro de la Agrupación 14 de Junio y venia de las Guerrillas del 1963, e Ilio Capocci, entrenador de los hombres ranas y otros constitucionalistas destacados.

CORONEL CAAMANO DENO

Lo que llegó a decir públicamente Francisco Alberto Caamaño Deñó sobre Fernández Dominguez:

Yo sólo soy un usurpador, el verdadero líder moral y militar del movimiento constitucionalista fue Rafaelito.

OTROS TESTIMONIOS HISTÓRICOS

Así llegó el 19 de mayo del 1965 y pasadas las tres de la tarde, en el Parque Rubén Darío, entre las calles José Gabriel García y la Pina, se presenta el coronel Fernández Domínguez, arenga al grupo de valientes y marcha por la calle Pina, pasando por el Parque Independencia, caminando por la dignidad y casi con la muerte, en marcial marcha para el asalto al palacio nacional y tratar de tomar el símbolo del poder político.

El italiano Ellio Capozzi, instructor de los hombres ranas, le comunica al coronel Montes Arache “…que centenares de combatientes con cintas verdes y rosadas en el brazo izquierdo se está moviendo en dirección a la Casa Ejecutiva, con la intención de tomarla, y reacciona muy sorprendido al recibir la noticia.

El coronel no tiene otra alternativa que acudir en apoyo de una tarea, que previamente por su experiencia militar, la contemplaba logísticamente inapropiada. En gesto solidario, entra en la acción que prácticamente ya se había desatado en el terreno de los hechos…

” “Se viven horas de alta tensión bélica, y el desenlace trágico se hace presente en las filas de los rebeldes. Al filo de las siete de la noche -recuerda Pedro Rodríguez, actor participante- un aguerrido Euclides Morillo, en pleno apogeo de los actos del enfrentamiento, recibe algunos disparos, que les penetran por la garganta y el estómago.

palmeros

 

Es el instante, donde Amaury Germán Aristy (joven líder estudiantil) se quita un sombrero puesto en su cabeza y en unión a Pedro acuden a auxiliar a Euclides, que se desangraba a causa de las heridas sufridas. Tuvieron que pasar algunas horas para poder montar en una camioneta propiedad del… mocano Tico Guzmán, al herido grave Morillo.

Ya en ese momento, el gran Tico formaba parte del cuerpo elite de hombres ranas. En dicho vehículo, Amaury y Pedro condujeron a Euclides al Hospital Padre Billini, donde finalmente cerró sus ojos para siempre. En el empeño de rescatar a Morillo, un fuego intenso de disparos se producía por armas de distintos calibres, y es ahí, donde Amaury es herido en una pierna…

Amaury German Aristy

Amaury fue llevado a una clínica situada en la calle 16 de Agosto de la ciudad, donde fue atendido, sin mayores consecuencias… ” “El italiano Capozzi cae mortalmente en el interior del Palacio.

Fernández Domínguez a la entrada del Palacio y a quién conociera y tratara meses antes en Moca, el valiente Juan Miguel Román en el jardín presidencial…( Tomado del Diario Libre del 19-mayo-2010, “El 19 de Mayo de 1965”, Jorge R. Díaz Piñeyro).

descarga (2)

Así transcurrió el 19 de mayo de 1965, caían, entre muchos otros y ante el fuego de los soldados norteamericanos, el coronel Fernández Domínguez, Euclides Morillo, Elio Capozzi y Juan Miguel Román, máximo dirigente militar del 14 de junio.

Entonces, arribó triste, desconsolada y nubosa noche de mayo, la patria irredenta, como madre en lucha por su soberanía, lloraba a sus hijos nobles, pero reconocía su gesto de convertir su entrega en llama inapagable, para que pudiera ondear libre en nuevas auroras el estandarte nacional y mucho más, que siempre fuese respetada la voluntad popular.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “19 de mayo de 1965, el día que la Patria lloró a sus hijos nobles

  1. Abril de 1965: Información falsa y participación de la izquierda de la burguesía en la guerra civil
    ***
    El 24 de Abril de 1965, a las 1: 30 p.m., el Dr. José Francisco Peña Gómez, dio la notica por Radio Cristal, que daba cuenta que varios oficiales constitucionalistas apresaron al general Marcos A. Rivera Cuesta, en el Campamento 16 de Agosto (donde hoy está el Campus moderno de la UNPHU), desencadenando todas las contradicciones y antagonismos del capital imperialista concentrado en esta parte de la isla.
    Otro factor que contribuye a acelerar los preparativos del enfrentamiento militar remite al golpe de Estado contra el gobierno del PRD, presidido por Juan Bosch, el 25 de Septiembre de 1963.
    ¿Deben ser considerados, esos factores desencadenantes, la causa que genero la guerra civil del 24 de Abril de 1965?
    Estoy convencido de que los historiadores que sustentan las tesis del golpe de Estado contra la gestión de Bosch, como causa principal de la guerra capitalista del 1965 erran. También cometen un error los que plantean que con este acto violento se “puso a la primera democracia luego de la dictadura de Trujillo. (“El golpe de Estado”, por Miguel Guerrero).
    Hay otros elementos que contribuyeron a acelerar los acontecimientos del 24 de Abril, por ejemplo, el paro del comercio, convocado por un Comité Cívico Anti-Comunista, integrado por Acción Dominicana Independiente, en Azua. Así mismo, la toma de La Voz del Trópico, y Radio Pueblo, el 20 de Septiembre, por Máximo Fiallo y Reyes Cerda. Aun así, ninguno de esos factores constituye la causa de la guerra ni el fin de la democracia.
    La guerra de Abril fue una “expresión inevitable causada por la propiedad privada de los medios de producción, de los apetitos de libertad de comercio contra la dictadura militar animada por Trujillo y, de la competencia entre fracciones de capital por el control del mercado y la gestión del Estado.
    Para 1965 la masa de capital había crecido más rápido que sus posibilidades de valorización; el ciclo económico había llegado a una superproducción de capital que hizo que la valorización de una parte del capital social mundial excluyera la valorización de otra parte del mismo capital mundial y solo se podían volver a reconstruir las condiciones de una nueva valorización violenta de una parte del mismo, o mejor dicho, a que una parte del mismo capital deje de funcionar como tal. Así, durante el periodo “trujillista” se produjo una combinación de factores económicos, quiebra de empresas, hambre, movilizaciones y, al llegar a 1965 se desata la destrucción física negativa de los medios de producción.
    Para 1961, se había llegado a cierto nivel de organización de la resistencia en la región, con la concentración del capital en Cuba (específicamente a partir de Febrero de 1960), lo cual imponía a la facción norteamericana de la burguesía mundial la salida de Trujillo, abortando la insurrección, para llevar adelante la guerra en las mejores condiciones posibles, para “solucionar”, periódicamente, los problemas del capitalismo mundial en la región. Así, la guerra civil, al destruir una parte del capital, mejoro las condiciones generales de la valorización de todo el capital social internacional.
    El 30 de Agosto de 1965 se firma el Acta de Reconciliación Nacional entre las facciones en competencia por el control del mercado y la gestión del Estado, con la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA), estableciendo un gobierno provisional responsable de organizar las elecciones, que lejos de ser una verdadera negación total de la guerra, apareció como subproducto y parte de la misma, como formalización momentánea e inestable de una correlación dada de fuerzas terroristas, que los “constitucionalistas” consideraron injusta e impuesta por la violencia de las tropas invasoras, lo cual constituyo la contradicción principal del próximo enfrentamiento bélico
    ¿Qué condiciones permitían estar preparados para la evitar la guerra?
    Desde 1930, con la formación del Partido Comunista Haitiano, los historiadores al servicio del capital argumentaban la existencia de la “izquierda”, lo cual es totalmente falso. Toda la bibliografía en torno a la guerra capitalista de Abril de 1965 registra la participación “comunista”. De hecho, el argumento que usa una de las facciones en pugna, para desatar la guerra fue el supuesto vínculo de Bosch con las fuerzas que se autocalifican de “comunista” y que empuñan las armas para defender la democracia.
    Desde la Conferencia de Zimmerwald, y el Manifiesto de Basilea de 1912, las minorías revolucionarias declaran abiertamente su rechazo a las guerras y argumentan en torno al temor que siente la burguesía ante la amenaza de la revolución proletaria. En la resolución de Stuttgart nos dicen que “en caso de estallar la guerra, los socialistas deben aprovechar la crisis económica y política creada por ella para ‘precipitar el hundimiento del capitalismo’, aprovechar en beneficio de la revolución socialista las dificultades que la guerra causa a los gobiernos, así como la indignación de las masas (proletarias, añadimos nosotros).
    La bancarrota de la izquierda del capital es total, pues en el periodo 1936-1939 el momento contrarrevolucionario toca a su fin. Antes de que el capital concentrado en Santo Domingo decidiera desatar la guerra civil, las minorías comunistas habían logrado ponerse de acuerdo en cuanto a la comprensión de la situación de preparación para la guerra.
    Se comprende el hecho de que el capitalismo se dirige inequívocamente a la guerra y que la política “pacifista” del capitalismo no hace más que prepararla. Además, se comprende la guerra como derivado inmediato de la competencia exacerbada entre capitalistas. Toda la “izquierda” obro totalmente de espaldas contra los acuerdos logrado por la Izquierda Comunista, participando al lado de la burguesía, en un Frente contra la fracción opositora durante la guerra.
    En ninguna de sus plataformas se denuncia la democracia como producto del mismo sistema que engendra el fascismo. Peor todavía, el Partido “Socialista” Popular (PSP), el Catorce de Junio (1J4) y el MPD, nunca denunciaron el carácter contrarrevolucionario de la URSS y China; todo lo contrario, eran herramientas aliadas y financiadas por el Imperialismo de esos países.

    A MODO DE COCLUSION
    A pesar de todas estas evidencia históricas y de los acuerdos programáticos logrados por la minorías revolucionarias en el nivel internacional, la “izquierda dominicana” confiesa que no estaba preparada para la guerra desatada en 1965; pero participa en ella, no para transformarla en guerra revolucionaria contra ambas fracciones de la burguesía mundial, sino asumiendo los intereses de una de las fracciones en pugna por el control del mercado y la gestión del Estado, negando al proletariado como clase. Aun así, se producen instantes de acciones proletarias, como en la batalla del puente Duarte, el ataque contra la Fortaleza Ozama y los cuartes de la Policía Nacional. Pero, la no existencia de una organización revolucionaria del proletariado, que transformara la guerra civil en guerra social, facilito que el General Imbert iniciara el 13 de Mayo la Operación Limpieza.
    ¿No era evidente el nivel de agudización general de la miseria relativa y absoluta del proletariado y una agudización de todas las contradicciones sociales, después de la segunda guerra capitalista generalizada?
    En Europa, durante el periodo de crisis/reconstrucción (1948-1952) se constata un crecimiento de su producción industrial de un 35% y su producción agrícola sobrepaso los niveles de antes de la guerra. “La expansión de la postguerra (también) beneficio los negocios de exportación de Republica Dominicana, la exportación de caña de azúcar paso de 67 millones de dólares en 1945 a 96 millones en 1952; el café paso de $ 265 millones a 1, 006, el Cacao de $164 millones a 654, y el Tabaco de $347 millones disminuyo a $326 millones. En el mismo periodo, el gasto administrativo del Estado paso de 30 millones de pesos a 128 millones. La importación de maquinarias, hierro y materiales de construcción aumento de $3.6 millones a $31.2, Carros y Vehículos con repuestos de $1.2 a $10.5 y las materias primas de $6.3 a $1.6 millones de dólares. La ganancia total de industrias no azucareras paso de $14.8 millones de pesos a 31.2 millones de pesos.
    “Para 1957, el crecimiento de las exportaciones llegaron a $161.5 millones de dólares, superando las importaciones en 44 millones, que también crecían. Pero, todo este desarrollo económico implicaba la reproducción y aumento del hambre, la falta de alimentos, la escasez de agua potable, el déficit de vivienda…; lo cual empeoraba para 1959 con el aumento del desempleo y la reducción de los salarios. Para 1960, los salarios fueron reducidos en un 11%.” (Augusto Sencion Villalona, “La dictadura de Trujillo”).
    Son esas condiciones las que posibilitaban predecir el estallido de la guerra; pero el PSP, 1J4 y MPD no consideraban la guerra como una necesidad del capitalismo, como derivado inmediato de la competencia exacerbada entre capitales. Y cometieron el “error” de subordinar al proletariado, antes del estallido, al interés nacional, contribuyendo a que el proletariado llegara a la víspera de la guerra sin modificar la correlación de fuerzas, asegurando las “buenas” condiciones para realizar la guerra. La nueva generación proletaria tiene que hacer conciencia en torno a la exacerbación del antagonismo general de las relaciones de producción capitalista (que subsumen la humanidad) con las fuerzas productivas de la humanidad. Entender que la guerra, independiente de las formas que asume, guerra de liberación nacional.., guerra patria, es siempre guerra de destrucción del proletariado, porque los enviados a matar y a morir son proletarios, porque en la afirmación de los pueblos y naciones en guerra lo que se destruye es el sujeto mismo de la revolución comunista.
    Muchas gracias,
    Prof. Ballista
    Teacher/educator
    Bibliografía necesaria
    Villalona, Sanción Augusto, “La dictadura de Trujillo” (1930-1961), Archivo General de la Nación, http://www.agn.gov.do
    Wikipedia, la enciclopedia libre es.wikipedia.org
    Vega, Bernardo, “El peligro comunista en la revolución de abril ¿mito o realidad?, Fundación Cultural Dominicana.
    Tesis de Orientación Programática, http://gci-icg.
    Comunismo, revista del movimiento comunista internacional, #s 10, 29 http://gci-icg.

  2. Pingback: Un eroe italiano in República Dominicana | Santo Domingo, República Dominicana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s